Dra. Mª Teresa González. Tu ginecóloga en Vigo. Nº Reg. Sanitario C-36-000651
Pide cita 986 238 487

Categorías

La toxoplasmosis, una infección común pero peligrosa para el feto

26/06/2018· Enfermedades ginecológicas

La toxoplasmosis es una enfermedad causada por el protozoo Toxoplasma gondii, un parásito que puede vivir en el interior de las células de los seres humanos y de animales como los gatos. Se trata de una infección con una alta incidencia en todo el mundo y en muchos casos, pasa inadvertida para quien la contrae, sin embargo, resulta muy peligrosa durante la gestación, ya que puede perjudicar seriamente la salud del feto.

¿Cómo puedo infectarme de toxoplasmosis?

  • Si comes carne poco cocinada.
  • Si tocas carne cruda y no te lavas las manos posteriormente.
  • Al comer comida contaminada a través de cuchillos, tablas de cortar u otros alimentos que hayan estado en contacto con carne cruda.
  • Si consumes frutas y verduras sin lavar ni pelar.
  • Al beber agua contaminada.
  • Si estás en contacto con heces de gato (al cambiar la arena) o tierra contaminada.

¿Qué ocurre si contraigo la toxoplasmosis?

La mayoría de los casos de infección son asintomáticos y en caso de presentar síntomas, suelen ser de corta duración y similares a una gripe común (fiebre, inflamación de los ganglios, cansancio, dolores musculares, etc.).

El problema radica en que el parásito puede atravesar la placenta e infectar al bebé, lo que puede provocar abortos no deseados, un parto prematuro, bajo peso al nacer, graves lesiones en la retina y en el cerebro (trastornos motrices, parálisis, epilepsia), pérdida auditiva, problemas de aprendizaje e incluso la muerte por encefalitis en quienes tienen un sistema inmune comprometido.

Aunque el índice de transmisión de la infección es mayor en las últimas etapas del embarazo -alrededor del 30% en el segundo trimestre y del 60% durante el tercero- la toxoplasmosis puede resultar más grave para el bebé si se infecta en el primer trimestre, ya que todavía está en proceso de desarrollo.

¿Cómo se detecta y qué tratamientos existen?

A través de un análisis de sangre se puede determinar la presencia de anticuerpos específicos de tipo IgG o IgM. Las mujeres que han contraído la toxoplasmosis antes de la gestación tienen un escaso riesgo de infectar al bebé; sin embargo, aquellas que no se han infectado deben extremar las precauciones.

En las mujeres embarazadas se suele indicar un tratamiento con antiparasitarios para disminuir el riesgo de infección fetal o reducir la gravedad de la enfermedad si ya se ha transmitido. Los niños con toxoplasmosis congénita que presentan síntomas deben recibir un tratamiento específico al menos durante un año.

En la Clínica Camelias realizamos un seguimiento exhaustivo a nuestras pacientes gestantes con el objetivo de vigilar, detectar y tratar cualquier posible anomalía durante el embarazo, garantizando su bienestar. Pide ya tu cita, aquí.

¿Tienes alguna duda? Consúltanos o pídenos cita

986 238 487